Cuidar y Cuidarse

En Instagram una chica de 22 años publicó: “¿Me pueden recomendar actividades para los adultos y gente mayor? Mis adultos mayores se están poniendo tristes y desesperados”. Esta publicación me hizo pensar en el peso emocional que esto representa para quienes cuidan a sus padres y familiares mayores.

Psic. Patricia Alarcón 

La OMS ha alertado de un incremento en estados depresivos y de ansiedad a causa de la pandemia que azota al mundo. El aislamiento que hemos vivido estas últimas semanas plantea un reto adicional para quienes cuidan adultos mayores, por una parte tienen que atender su propio estado emocional  y por la otra el de sus mas cercanos: padres e hijos. En estos casos sentimientos de impotencia, culpa,  enojo o poca paciencia y cansancio pueden tornar más difícil sobrellevar la cuarentena.

En esta oportunidad quiero compartir con ustedes algunas opciones que algunos de mis pacientes, amigos y familias me han propuesto.

Si tus adultos mayores no viven contigo, resulta muy útil hacer hincapié en el auto cuidado y la responsabilidad individual; y tu labor es facilitarles recursos para que esto ocurra. Proponer el uso saludable de las redes sociales, apoyarlos para que lo hagan o aprendan su manejo. Por ejemplo: contactarlos  con familiares a los que pocas veces vemos, aprender nuevas recetas para una alimentación saludable, jugar juegos en línea, hacer videoconferencias con hijos y nietos, hacer ejercicio cuando esto es posible, etc. También es importante llamarles con mayor frecuencia para charlar de su día y del tuyo, de sus sentimientos y temores. Esto les hará saber que no están solos y romperán parte de la sensación de aislamiento y vulnerabilidad. 

Si viven contigo es necesario hacer énfasis en marcar límites territoriales y establecer rutinas, ambas promoverán una sensación de continuidad. 

No hagas cosas que ellos puedan hacer o ayudar a hacer. Si hay niños o adolescentes establecer tiempos para que cada quién pueda hacer lo que les guste y también propiciar actividades familiares. Por ejemplo:  jugar juegos de mesa, escuchar música de su tiempo y compartir anécdotas, hacer juntos un árbol genealógico. 

Finalmente date tiempo para ti misma, para tus actividades ya sean de trabajo o de relajación, hablar  con tus amigos o esposo. La calma y tranquilidad que puedas procurarte te dará el ánimo para hacer frente a esta situación. La clave es poder establecer un sano equilibrio entre cuidar y cuidarte. El amor, la ternura y el apoyo de todos los miembros de la familia, te ayudará a llevar el día a día con paciencia y tolerancia.

Deja un comentario