Sumérgete en el lenguaje de tu cuerpo


María Illiane Náser Cuervo

¿Alguna vez has dejado de oír las notas musicales de una melodía para escuchar las notas de tu propio cuerpo?, ¿Escuchado la vida a través de las células?, ¿Prestado atención para oír como nos habla, nos susurra o nos grita con sus mensajes este maravilloso vehículo que todos tenemos en esta vida, llamado cuerpo?

La Descodificación Biológica nos invita a escuchar y encontrar el origen de ese mensaje oculto detrás de los síntomas o trabas existenciales, que está relacionado con vivencias en las que hemos sufrido y con las necesidades descubiertas de nuestra alma; guardadas en nuestro inconsciente y que pueden llevar a un desajuste de la íntima relación que guardan la psique, el cerebro y los órganos al servicio de la vida.

Como humanos íntegros, completos y armónicos, si una parte del cuerpo no nos funciona, seguramente es por que en otro lugar algo tampoco funciona. Esto significa, que no solo hay que ver lo físico, si no también lo que está ocurriendo o ha ocurrido en nuestro entorno, en nuestras relaciones, en nuestras vivencias cotidianas, en el vientre materno, a nuestros padres y ancestros; porque todo síntoma tiene su inicio en el momento en que la persona vive un evento para el que no está preparada, su cerebro se encuentra en peligro por el estrés vivido y le transmite la responsabilidad de la gestión al órgano mas idóneo para evacuarlo. Cada órgano del cuerpo tiene una o varias funciones biológicas específicas, que se verán alteradas produciendo mas o menos actividad cuando la psique viva algo que la ha desestabilizado en un instante concreto, vivido en una situación inesperada, dramática, sin solución y en soledad sin haber podido expresar el sentir profundo.

Por lo anterior, escuchemos atentamente lo que nuestro cuerpo nos esta expresando tras un conflicto biológico vivido y que el síntoma que aparece y estrés vivido es solo una respuesta, un lenguaje de nosotros mismos de que algo emocional se despertó para sobrevivir, para protegernos, para valorarnos, para relacionarnos y adaptarnos. La mente a veces nos engaña, el cuerpo no. la mente a veces calla, el cuerpo se expresa. Descodificar es bucear, hacer arqueología y rascar las duras piedras de la coraza protectora hasta llegar al origen y modificar la manera de vivir un instante preciso y que el síntoma evolucione para sanar al cuerpo, viéndolo como una solución inequívoca al estrés vivido en ese momento y apoyándonos en el uso de herramientas terapéuticas propias de la Descodificación Biológica se encontrará el camino de la sanación.

Es importante mencionar que este acompañamiento puede llevarse en paralelo con el alopático, de hecho para dar inicio se necesita un diagnóstico médico, no es exclusivo ni único, es a consideración de cada persona.

Agradezco al Dr Hamer, médico alemán, quien tras un conflicto biológico vivido, dio inicio a la base teórica de la Descodificación Biológica Original, encontrada en la llamada Nueva Medicina Germánica (NMG), que prosigue en el tiempo a las investigaciones mencionadas.

 

Con amor, María Illiane Náser Cuervo