Los Retos en la Dieta del Adulto Mayor

A medida que vamos envejeciendo, se nos puede hacer difícil obtener suficientes cantidades de nutrientes por diferentes razones. Estos son los retos de la dieta en un adulto mayor.

Armando Triana

Nutricionista, MSc

Especialista Línea Nutricional Victus®

Una buena nutrición consiste en una dieta que aporta una cantidad adecuada de proteína, carbohidratos, grasas, vitaminas y minerales. Estos nutrientes nos dan la energía y los elementos que el cuerpo requiere para sus procesos metabólicos y para mantener los órganos, tejidos, y sistemas sanos y funcionando adecuadamente.

La proteína funciona como materia prima para construcción y reparación de las células y los tejidos del cuerpo.  Los carbohidratos y las grasas son importantes fuentes de energía. Las vitaminas apoyan procesos metabólicos tal como la producción de energía y la replicación de células, y los minerales nos ayudan a fortalecer nuestros huesos y dientes y se incorporan en ciertas moléculas y células del cuerpo para funciones importantes como la transportación de oxígeno y la transmisión de los impulsos nerviosos.    

Una buena nutrición que incluya todos estos nutrientes es importante en todas las etapas de la vida.

Sin embargo, a medida que vamos envejeciendo, se nos puede hacer difícil obtener suficientes cantidades de nutrientes por diferentes razones. Por ejemplo, el sentido del gusto y el sentido del olfato pueden ir disminuyendo a medida que van pasando los años o pueden ser alterados por medicamentos, lo cual puede disminuir o alterar el sabor de los alimentos y hacerlos menos apetitosos.

El apetito también puede disminuir con la edad, resultando en una disminución en la ingesta de alimentos. En algunos casos, mala dentadura o trastornos de masticación o deglución pueden impedir la ingesta de alimentos. Además, las enfermedades pueden alterar, y en algunos casos incrementar, los requerimientos nutricionales de la persona, lo cual puede hacer difícil obtener una nutrición adecuada. Todo esto puede provocar una reducción en la ingesta de alimentos y nutrientes y resultar en una mala nutrición.

El sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de EEUU, Medline Plus, describe estos factores en más detalle y da algunas pistas para mantener y optimizar una buena alimentación a medida que vamos envejeciendo. Entre ellas: consumir alimentos densos en nutrientes que contengan una alta cantidad de proteína, vitaminas y minerales en poco volumen, escoger alimentos fáciles de consumir, y consumir refrigerios entre comidas para incrementar el consumo de nutrientes y calorías.

Para conocer más sobre la buena alimentación, vea nuestro Live “Los Retos en la Dieta del Adulto Mayor”.